INICIO

Al iniciar el aprendizaje de una disciplina nos podemos preguntar por dónde comenzar.

Pensando en el diseño como actividad proyectual es inmediato reconocer que ha surgido con el mismo Hombre, por tanto dedicaremos un instante a una breve reflexión.

Todos sabemos que el Hombre es un animal con capacidades diferentes a las del resto de sus competidores en la naturaleza.

En efecto, los humanos no tuvimos garras, colmillos, tamaño y fuerza comparables a otros predadores y presas, pero hemos podido suplir estas carencias con la inteligencia.

Así, pudo copiar a la Naturaleza. Un animal poseía colmillos y garras con filo y el hombre replicó estas características en cuchillos, lanzas y hachas.

Claro que dar este paso no fue simple ni inmediato. Tuvieron que pasar muchos miles de años para lograr este avance. Primero convirtió una simple piedra en objeto al entenderlo como un “arma arrojadiza”. Pudo dominar la técnica para arrojar y golpear al objetivo. Comenzó a transformar la naturaleza fabricando objetos que suplían esas carencias. Las mismas piedras que se rompían encendieron la chispa para la técnica de fabricación por rotura controlada. Una nueva tecnología que permitiría mejoras sustanciales frente a sus competidores.

Este simple ejemplo es suficiente para entender el apelativo de  “homo faber”, el hombre como animal capaz de fabricar.

Pero esto implica poder deducir las leyes o principios detrás de las cosas, lo que nos ha llevado a autodenominarnos “homo sapiens”, el animal que piensa.

Como vemos, los genes del hacer y del pensar están presentes desde el comienzo de nuestra existencia. Lo que caracteriza al Diseño es “pensar antes de hacer”.

Estos dos componentes de la preposición nos dan un encuadre disciplinar. Si hacer, fabricar, es un aspecto importante, y con ello aparece todo lo relacionado con los materiales y modos de producción, aprender a pensar en términos de Diseño es el objetivo de la carrera.

En nuestro primer año, comenzaremos poniendo de manifiesto los elementos sobre los cuales hemos de pensar.

Diseño es una disciplina proyectual, (realiza un proyecto)[1] que relaciona en un todo coherente (el objeto emergente) los diversos factores que en él concurren. Tales factores provienen de las necesidades que deben ser satisfechas, las personas o grupo de personas que tienen las necesidades y que han de usar los objetos, el modo en que, dichos objetos, llevan a cabo las acciones pertinentes (la función), los materiales y procesos productivos y, como último factor para nuestro nivel, la forma de los objetos. Ésta será tanto cualidad del emergente, como herramienta para el diseñador.


[1] proyecto, ta: Rae. (Del lat. proiectus). 1. adj. Geom. Representado en perspectiva; 2. m. Planta y disposición que se forma para la realización de un tratado, o para la ejecución de algo de importancia. 3. m. Designio o pensamiento de ejecutar algo. 4. m. Conjunto de escritos, cálculos y dibujos que se hacen para dar idea de cómo ha de ser y lo que ha de costar una obra de arquitectura o de ingeniería. 5. m. Primer esquema o plan de cualquier trabajo que se hace a veces como prueba antes de darle la forma definitiva.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>