El problema de mantener los enlaces vivos

Nota del editor: Que los enlaces rotos son una “plaga” ya no se discute y que quienes comprenden mejor el problema son quienes tienen responsabilidades de mantener o páginas blog´s en activo. Hemos encontrado este artículo de un respetable académico y nos permitimos rebloguearlo porque describe certeramente el problema con la autoridad queemana de sua años al frente de este tipo de actividad.

Un buen artículo en The Conversation, «Your internet data is rotting», promueve la reflexión en torno a un tema especialmente sensible para alguien como yo, que lleva más de dieciséis años manteniendo una página en la red: la muerte de los enlaces, o link rot.

Internet es una red en permanente crecimiento, lo que implica que es también una red en permanente cambio. El link rot es el proceso por el cual los enlaces en sitios web tienden a apuntar a páginas web, servidores u otros recursos que ya no están disponibles, generando errores 404 que, por un lado, disminuyen la relevancia de la página y pueden llegar a afectar a su visibilidad, y por otro, generan frustración en sus visitantes. Cuando mantienes una página desde hace años, se hace completamente evidente: basta con remontarte a artículos de hace algunos años, para en-contrar multitud de enlaces que han dejado de funcionar. El problema ocurre en todo tipo de páginas, independientemente de su relevancia: hace algunos años, se calculó que el 49% de los enlaces citados en sentencias del Tribunal Supremo de los Estados Unidos estaban rotos.

El problema afecta de muchísimas maneras: artículos a los que enlazaste contenidos en publicaciones que han dejado de existir, vídeos que ya no están disponibles, cambios de dirección debidos a múltiples causas, y para el propietario de una página mantenida por una sola persona, como es el caso de esta, se convierte en un problema completamente irresoluble con un esfuerzo y un coste razonable. En mi caso, dado que esta página tiene la función que tiene – servirme para preparar mis clases y contenidos académicos – y mis programas típicamente evolucionan rápidamente, opté hace tiempo por no hacer nada más de aquello que podía solucionar en unos pocos clics, lo que supone, obviamente, resignarse a una cierta pérdida de calidad.

No son pocas las ocasiones, además, en las que a la tristeza de perder calidad en tu página se añade un suplicio adicional: los enlaces rotos son utilizados por oportunistas que poseen contenidos relacionados, y que te escriben mensajes desesperantemente insistentes pidiéndote que corrijas la situación enlazando a los recursos que ellos crearon. Hace tiempo que dejé de hacer caso a esos mensajes, pero el hecho de que se repitan constantemente no deja de ser un recordatorio de una situación que te gustaría poder cambiar.

Por otro lado, existen soluciones. Wikipedia, con un problema de link rot evidente derivado de lo que supone mantener muchos millones de páginas a las que se añaden o cambian alrededor de veinte millones de enlaces por semana, desarrolló hace algún tiempo una herramienta para que sus enlaces, en caso de apuntar a un re-curso no disponible de manera permanente, apunten al gran repositorio histórico de la web, Archive.org, y a su máquina del tiempo o Wayback Machine. Algo que en algún momento tendré que plantearme hacer, o que, posiblemente, termine siendo incorporado a las herramientas de publicación habituales. Lógicamente, eso gene-raría una carga importante de recursos para el gran archivador, que debería por tanto conllevar la generación de algún tipo de financiación para el servicio, que se gestiona como una organización sin ánimo de lucro.

De una u otra manera, y mientras el problema encuentra una solución razonable y escalable, tened en cuenta que generalmente, los enlaces son en muchas ocasiones relativamente fáciles de recuperar, bien investigando un poco mediante una búsqueda abierta de su título, o recurriendo manualmente al propio Archive.org. En la actualidad, siendo consciente del problema, hay algunas cosas que habitualmente hago para intentar paliar en parte el problema, tales como almacenar algunos recursos en pdf y añadirlos al enlace, pero que tampoco me parece respetuoso hacer de manera sistemática salvo cuando el contenido tiene algún tipo de referencia específica a mi actividad.

Para mí, no una obsesión, pero sin duda, sí un problema  todavía en busca de una solución.

A quien quiera acceder al archivo original debe ingresar en este ENLACE.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *