¿Qué es un Servicio Personalizado de Dosificación?

Dos de los problemas más relevantes a los que se enfrenta el sistema sanitario son los errores que se producen en la toma de los medicamentos y la falta de adherencia de los pacientes a los tratamientos. Estos problemas suelen observarse con mayor frecuencia entre una población envejecida que presentan una pluripatología y además se encuentran polimedicados. Ambos problemas suelen llevar asociados complicaciones de salud añadidas que pueden ser de gravedad.

El Sistema Personalizado de Dosificación (SPD) es uno de los servicios asistenciales que puede ofrecer la farmacia comunitaria presentándose como un nuevo servicio que se preste a los pacientes.

El SPD es un proceso de reacondicionamiento de los medicamentos de un paciente mediante un dispositivo de numerosos compartimentos de un solo uso. De esta forma se asegura la utilización correcta del medicamento por parte del paciente mediante una buena información (labor asistencial del farmacéutico), y una correcta preparación del envase (labor técnica).

Una de las grandes ventajas del SPD es que es aplicable a todos los medicamentos que por sus características físicas y farmacotécnicas puedan permanecer en los compartimentos asignados durante el tiempo establecido. Es decir, casi todas los medicamentos con dosis sólidas que se ingieren por vía oral (comprimidos, grageas o cápsulas). No obstante, se desaconseja utilizar este sistema en comprimidos efervescentes, dispersables o sublinguales; en medicamentos higroscópicos o en aquellos que el laboratorio productor haya advertido que deben mantenerse en su envase original.

El SPD se puede aplicar a cualquier paciente. Pero el farmacéutico es quien mejor puede valorar qué personas se podrían beneficiar más de este servicio. Los enfermos polimedicados son los principales candidatos cuando se trata de SPD, ya que con frecuencia son personas de edad avanzada, que pueden confundir los fármacos o que viven solas, pero también lo son quienes están en algún programa terapéutico específico.

Pero para ponerlo en marcha es necesario contar con la información y los recursos necesarios. Implantar un servicio de SPD conlleva una serie de procesos que garanticen la correcta manipulación de los medicamentos y la seguridad del paciente en aras de asegurar una atención farmacéutica de calidad.

Si leemos atentamente el procedimiento normalizado de trabajo, elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacia, en España, podemos enumerar los pasos que debe seguir una farmacia que quiera poner el SPD a disposición de sus pacientes, y estos son:

Registro:

Hay que crear un registro informático de los pacientes que se van a incluir en el sistema. Para ello se deben tener en cuenta los requisitos de protección de datos de los pacientes. En el registro es necesario contar, al menos, con los datos personales del paciente, los farmacoterapéuticos, su historia clínica y los datos de los médicos que los tratan. Posteriormente, se irá incluyendo toda la información que se vaya recogiendo tras la puesta en marcha del SPD, y que a su vez servirá para ir revisando la progresión del paciente.

Acondicionamiento de la farmacia:

Con fin de elaborar los dispositivos personalizados, en la farmacia es necesario acondicionar algunas zonas para llevar a cabo el servicio.

Una de ellas servirá para la preparación propiamente dicha de los contenedores de medicamentos individualizados. Los requisitos son los mismos que se cumplen para la elaboración de formulaciones magistrales en cuanto a estructura física y se deben seguir los mismos protocolos de limpieza, para poder manipular los medicamentos, debido a que se deben conservar en condiciones similares a las que venían originariamente.

Es importante contar con el material necesario para llevar a cabo este proceso como por ejemplo: cubetas, blíster, guantes, pinzas, utensilios para fraccionar los medicamentos, mascaras protectoras, selladora, rótulos, etc., que permitan realizar una manipulación segura para obtener un producto de calidad.

Otra zona importante es la que servirá para la atención personalizada que recibirá cada paciente inscripto en el programa, debiendo garantizarse la confidencialidad de la conversación que se mantenga entre farmacéutico y usuario.

Envases de dispensación:

Existen varios fabricantes de este tipo de contenedores con numerosos compartimentos, pero sea cual sea el que se utilice, deben llevar dos etiquetas. Una con la información del paciente, el número de registro de cada recipiente y la validez del mismo, los datos de la farmacia, la medicación prescrita incluida y las advertencias de uso. Y otra con los fármacos que lleva en el dispositivo, la posología y las advertencias de uso.

De este modo, el usuario además de las explicaciones del profesional de la farmacia, lleva por escrito la información suficiente para evitar posibles errores.

Cabe destacar que la preparación de cada reacondicionamiento de los medicamentos debe ser hecha por un farmacéutico, o bajo supervisión estricta y efectiva del mismo.

Contacto con el médico:

Finalmente y aunque puede no ser obligatorio, se aconseja a los farmacéuticos ponerse en contacto con el médico o especialista que esté tratando a cada paciente que se adhiera al SPD.

De este modo, se pueden cotejar los datos farmacoterapéuticos aportados por el usuario, además de mantener una relación directa con el profesional médico para colaborar activamente acercando información que pueda servir para valorar la evolución del paciente.

El programa SPD que puede ofrecerse en las farmacias comunitarias será de gran valor para los pacientes porque además de facilitarles la toma correcta de sus medicamentos, les ofrecerá un seguimiento semanal o mensual de su tratamiento. Y lo será también para la Salud Pública, dado que consigue reducir los errores en la toma de fármacos, evita problemas de intoxicación involuntaria e incrementa la adheren-cia a los tratamientos, lo que, en definitiva, se traduce en una mejora de la calidad asistencial y de la salud de la población, y consecuentemente una reducción del gasto sanitario.

Por ello puede afirmarse, que la implantación de programas de SPD en nuestras farmacias podría convertirse en una forma de aumentar el valor agregado de la asistencia farmacéutica en el cuidado de la salud de nuestra población.

DIALOGO ABIERTO:

¿Estás implementando este servicio en tu farmacia?
¿Conoces alguna farmacia que está ofreciendo este servicio?

Esperamos tus comentarios…

2 pensamientos en “¿Qué es un Servicio Personalizado de Dosificación?

  1. Buenos Días:
    estoy muy interesado en el sistema SPD , mi consulta apunta a saber si se esta aplicando en alguna farmacia en la Argentina y si es posible llevarlo a cabo mas que nada desde el punto de vista de la legislación farmacéutica.
    Desde ya muchas gracias por su tiempo.
    Su articulo me resulto muy interesante y de utilidad

    • Hola Miguel, No tenemos conocimiento de la prestación de este servicio. Y respecto de su aplicación en relación a la legislación farmacéutica,en mi opinión, no existe ninguna contraindicación de contribuir a obtener mejores resultados a traves de implementación de técnicas con adopción de herramientas en las cuales hay una mayor supervisión del profesional farmaceutico sobre la adherencia de los tratamientos por parte del paciente.
      La implementaciónr de estos nuevos sistemas, exitosos ya en otros paises, necesitan de farmacéuticos comprometidos con la asistencia farmacéutica y dispuestos a dezplazar las fronteras del ejercicio cotidiano tal como lo conocemos hoy en dia.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *