Acordes en el piano

La música entendida como suceso temporal implica una vivencia que puede contraer distintos niveles de comprensión y experimentación de la misma. Muchos elementos técnico-constructivos de la música que en principio parecieran entenderse desde un punto de vista teórico, resultan de una complejidad muy distinta a la hora de vincularlos de manera directa con la práctica musical. La ejecución de una obra pianística partiendo de la lectura, implica el traslado del papel a diversas técnicas propias del instrumento, implicando a su vez una escucha consciente de lo que se va tocando para poder generar una interpretación comprensiva de la misma. Por lo tanto se propone generar una instancia intermedia (entre el análisis de la partitura y la ejecución de la obra), que ofrezca la posibilidad de confeccionar una base sonora que establezca la tonalidad de la pieza a ejecutar. Para ello se recomienda:

 Tocar la escala de la tonalidad gobernante. Iniciar en la nota tónica. Recorrer la escala de manera ascendente y descendente, volviendo a la nota inicial.

 Tocar el acorde de tónica, el de dominante y el de subdominante. En esta primera instancia la idea es configurar dichos acordes dentro de la tonalidad establecida y ubicarlos en el teclado del piano.

 Realizar la ejecución de una secuencia armónica utilizando las funciones pilares (I, IV y V). Aquí se intenta focalizar la atención en el movimiento armónico y la funcionalidad de los acordes puestos en juego dentro del contexto tonal en que se encuentran inmersos, especialmente la sensación de reposo en vinculación con el acorde de tónica. Para la realización de este punto se recomienda leer la página “Enlace de acordes“.

 Retomar dicha secuencia armónica teniendo en cuenta la estructura métrica de la obra y el tempo que se va a elegir para la ejecución de la misma.

Propuestas para la ejecución de enlaces armónicos:

 Acorde desplegado:

Acordes desplegados

 Acorde plaqué:

Acordes plaqué

 Ausencia de algún grado:

5to ausente

Sobre la base tonal formada por la ejecución y la escucha consciente de dichas secuencias armónicas, puede generarse a continuación un análisis del movimiento armónico de la obra y la consecuente ejecución de la secuencia armónica que de ese análisis se desprenda para forjar una comprensión más fehaciente de dicho movimiento.