Acompañamos desde la cátedra los 100 años del nacimiento de Paulo Freire, 1921 – 2021.

Se llamaba Paulo Freire.
Nació en Recife el 19 de septiembre de 1921.
Se doctoró en Filosofía e Historia de la Educación.
Tuvo cinco hijos.
Sufrió prisión y persecución política.
Sus libros tuvieron el altísimo honor de ser quemados y prohibidos por diversas dictaduras.
Tuvo una vida plena en una época hirviente y hermosa, que contribuyó a embellecer. Época de actores, que no sólo permitía tener sueños, sino compartirlos y llevarlos a la práctica.
Murió sin morir el 2 de mayo de 1997.*

*Freire, Paulo. El grito manso. 1°, ed. – Buenos Aires,
Siglo XXI Editores Argentina, 2003.

CONSIGNA 10/20

Estimados alumnos y alumnas:

Vamos a formular la última consigna correspondiente a este ciclo lectivo 2020, el cual estuvo signado por el hecho excepcional de la pandemia y la consecuente imposibilidad de la cursada presencial, cuestión que lamentamos todos.

Esta condición significó adecuar contenidos del programa y necesariamente acortar algunas discusiones que, de realizarse en el aula, nos habrían enriquecido seguramente a alumnos y docentes.

Les reitero algunas cuestiones del régimen de cursada. Aquellos alumnos/alumnas, que obtengan entre seis (6) y diez (10) puntos como calificación final, acceden a la promoción directa sin examen.

Los alumnos que como calificación final obtengan cuatro (4) o cinco (5), tienen aprobada la cursada, pero deben rendir examen en las mesas establecidas por el calendario académico de la facultad.

Las calificaciones finales les serán informadas por los docentes a cargo de las comisiones  de trabajos prácticos.

Los alumnos / alumnas que deban rendir examen final (4 o 5 puntos), lo hacen con el programa 2020 y podrán ser evaluados sobre contenidos dictados en el presente ciclo lectivo. Para el caso, las consignas 1 a 10 inclusive.

En esta oportunidad, abordaremos el tema del primer y segundo gobierno peronista 1946 – 1955.

Les proponemos para ello, la lectura del capítulo V del texto de Juan José Hernández Arregui, La formación de la conciencia nacional. El capítulo en cuestión lleva por título “Perón, el ascenso de las masas y la degradación de las izquierdas”. La elección del autor y del texto, obedece, entre otras cuestiones,  al carácter polémico y agudo de sus reflexiones. Es un autor que se vinculó con buena parte de la experiencia militante del peronismo que en las décadas del 60 y 70, tomaron opción por una vertiente del “socialismo nacional” en Argentina. Verán herramientas de análisis proveniente del pensamiento marxista, que va a ver en el peronismo el movimiento capaz de llevar adelante un proceso de emancipación nacional.

La bibliografía sobre el peronismo es sumamente abundante y renovada hasta nuestros días,  en los cuales sigue siendo motivo de análisis político y sociológico.

Hay otros autores que podrían igualmente tomar para analizar este proceso histórico, los cuales están incluidos en nuestra bibliografía obligatoria y ampliatoria. No podemos por razones materiales de tiempo disponerlos en el blog, pero son fácilmente hallables de manera digital o impresa. Se los indico a continuación, cada uno con un marco teórico y valoración histórica diferente respecto de nuestro tema de estudio. Pueden realizar la lectura desde ellos si lo prefieren:

Juan Carlos Torre es el director del tomo V de la Nueva Historia Argentina. Los años del peronistas (1943 – 1955) (Sudamericana, 2000). Ahí tienen un artículo que pueden leer “Introducción a los años peronistas”.

En otra orientación teórica, pueden ver el texto de Luis Alberto Romero Breve historia contemporánea de la Argentina 1916 – 2010 (Centro de Cultura Económica 2011), en particular el capítulo IV “El gobierno de Perón 1943 – 1955”.

También recomendable (aunque extenso), de Mario Rapoport su Historia económica, política y social de la Argentina 1880 – 2003 (Emecé 2007). Ahí tienen muy completo para leer el capítulo 4 “Los gobiernos peronistas 1946 – 1955).

La consigna es entonces:

Realizar la lectura, análisis y comentario en la comisión de trabajos prácticos del capítulo sobre el gobierno peronista 1946 – 1955, en alguno de los autores propuestos anteriormente. A partir del mismo identificar: a) bloques y/o sectores políticos alineados “con” y “contra” el peronismo; b) Ejes principales en la gestión de los dos gobiernos del peronismo; c) Alguna caracterización del proceso de industrialización frente a la cuestión estructural de la posesión de la tierra (ver J.J. Hernández Arregui); d) factores que han influido en el derrocamiento del peronismo (1955).

Finalmente y como recapitulación de contenidos, le pedimos realicen una mirada retrospectiva de los contenidos vistos en las consignas anteriores, y establezca con alguno de ellos, continuidades, rupturas, puntos en común o puntos divergentes respecto de la experiencia del peronismo (1945 – 1955) en la Argentina. 

Prof. Juan José Esteves.

CONSIGNA 9/2020

Estimados alumnos y alumnas.

Vamos a abordar en esta oportunidad el período de la historia social y política argentina, correspondiente a los primeros tres gobiernos radicales (1916 – 1930), conjuntamente con  algunas de las instancias organizativas sucedidas en la llamada “Década Infame” (1930 – 1943).

Obviamente por razones de extensión  vamos a puntualizar solo en algunas de las cuestiones más significativas en relación a los debates abiertos con posterioridad en el país.

Para este objetivo les proponemos un recorrido posible a partir de cinco autores; luego en cada comisión verán con el docente a cargo  cuales serán  priorizadas para el trabajo de análisis de los temas a discutir.

En primer término tienen a disposición los capítulos 2 y 3 del texto de Rodolfo Puiggrós; El Yrigoyenismo (Buenos Aires, Corregidor, 1974). Es importante resaltar en esta lectura entre otros puntos, la conformación en esta etapa del Radicalismo como una “conjunción de fuerzas emergentes de la opinión nacional”, tal como lo definiera el propio Hipólito Yrigoyen. Cómo accede al poder por el sufragio universal, encabezando un partido político nacional con características  movimientistas, que expresaría a un conjunto de sectores de la vida nacional.

En un análisis previo al período que estamos viendo (1916 – 1930), cabría señalar el reparo que el orden conservador puso sobre la nueva fuerza política emergente. En palabras de Carlos Pellegrini citado por Puiggrós:

“Al Radicalismo ya no lo destruye nadie; es un temperamento, más que un partido político; para destruirlo, anularlo por completo y para siempre, no hay sino un medio: entregarle toda la República para que gobiernen; en el gobierno se hundirán; ninguno de sus programas sabrán cumplirlo; cometerán peores errores que los que criticaron.” (Puiggrós, 1974:34)

Las elecciones en las cuales triunfa el Radicalismo, se celebraron el 2 de abril de 1930, asumiendo la presidencia Hipólito Yrigoyen el 12 de octubre.

En sus mensajes proclama una visión distinta del rol del Estado, no solo en lo concerniente a las garantías de las libertades políticas, sino que insinúa ya el ideal del cumplimiento del bienestar de la población con un carácter universal acorde a la representación de ejercía. Introduce políticas de bien público y distribución con mayor equidad de la riqueza. También, la idea por la cual el Estado debía cobijar al conjunto de las clases sociales, corrigiendo desigualdades a partir de una legislación progresiva.

Se han reconocido en Yrigoyen, influencias del pensador alemán Carlos Cristian Federico Krause (1781 – 1832).

También vamos a asistir en el período, más allá de estas ideas y la participación de los sectores  populares y como signo de contradicción del gobierno, a fuertes intervenciones de carácter represivo sobre algunas protestas obreras y rurales.

Hay que señalar asimismo, las fuertes embestidas de los sectores desplazados en el poder, que se manifestaron en hostigamientos realizados desde la prensa. Uno de las voces más influyentes por el calibre de su trayectoria literaria, fue la de Leopoldo Lugones (1874 – 1938). Es quién en una conferencia realizada el 9 de diciembre de 1924, ya bajo la presidencia, Marcelo T, de Alvear, va a decir:

“Ha sonado otra vez  para el bien del mundo, la hora de la espada (…) pacifismo, colectivismo, democracia son sinónimos de la misma vacante que el destino ofrece al jefe predestinado, es decir, al hombre que manda por su derecho de mejor, con o sin la ley, porque esta por expresión de potencia, confúndese con su voluntad. El pacifismo no es más que el culto del miedo (…). La vida completa se define por cuatro verbos de acción: amar, combatir, mandar, enseñar.  (…) En el conflicto de la autoridad con la ley, cada vez más frecuente, el hombre de espada tiene que estar con aquella (…) El ejército es la última aristocracia, vale decir la última posibilidad de organización jerárquica que nos resta entre la disolución demagógica.”

En términos de lo que señala otra autora, Maristella Svampa, el radicalismo de la mano de Yrigoyen representó para los sectores más acomodados de la sociedad, una vuelta a la barbarie, o como predicaban sus adversarios, al retorno de la  demagogia, la “dictadura del voto”, el culto del personalismo y la “politiquería criolla”.

En segundo término les dejamos el Manifiesto Liminar de La juventud universitaria de Córdoba a los hombres libres de Sudamérica del año 1918. El mismo fue redactado por Deodoro Roca como postulado de las reivindicaciones del movimiento estudiantil del período. Levantaron como verán en el manifiesto un programa que incluyó la autonomía universitaria, el co-gobierno tripartito, la libertad de cátedra, periodicidad de los profesores, agremiación estudiantil, gratuidad de la enseñanza superior, extensión y orientación social de la Universidad.

Tuvo el movimiento estudiantil y su Manifiesto, una fuerte repercusión en el resto de las universidades nacionales – La Plata y Buenos Aires – así como también, en otras latitudes del continente Sudamericano.

 Fue expresión también de un espíritu renovado, anti-autoritario y americanista.

Algunos de sus párrafos perduran en la memoria social por la elocuencia de sus conceptos:

“Hombres de una república libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para él país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos; las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana.”

El movimiento se emparentaba con la evocación a la gesta independentista de la Revolución de Mayo, y denunciaba el autoritarismo docente que a su decir “manda pero no enseña”.

En otros pasajes del Manifiesto podemos leer también:

“En adelante, solo podrán ser maestros en la futura república universitaria los verdaderos constructores de almas, los creadores de verdad, de belleza y de bien.”

Afirmaban tal vez desde una posición no exenta de idealización, la proyección de un futuro promisorio y sin opacidades para la institución universitaria. Tampoco escapa en el análisis, un claro concepto autorreferencial que coloca a la “juventud” como un protagonista con identidad propia, participante de los procesos de transformación de la República. Así afirmaban que:

“La juventud ya no pide. Exige que se le reconozca el derecho a exteriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz de realizar una revolución en las conciencias, no puede desconocérsele la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa.”

El propio Deodoro Roca, redactor del manifiesto, va a afirmar en un discurso posterior de octubre de 1918 que:

La juventud de Córdoba ha dado al país lo que había conquistado en los remansos de la vida interior. Ha puesto el hombro robusto y el viejo tipo de la universidad argentina burocrática, pedantesca y doctoral, ha caído. Deja de avergonzarnos una mentira más. La sensibilidad que traen las nuevas generaciones irá poniendo de relieve las que quedan. Estamos atentos y prontos para las nuevas jornadas.”

Uno de los tantos pensadores que se hicieron eco de la proclama americanista del Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria, fue el peruano José Carlos Mariátegui (1894 – 1930).  De su autoría veremos el tercer texto que les proponemos.

Mariátegui va acentuar el rol generacional que aporta la juventud al proceso de autonomía de los pueblos. Afirma la existencia en su época de una nueva generación de jóvenes latinoamericanos, con plena conciencia de su hora histórica y de las realizaciones que de ellos se esperaba.

Plantea Mariátegui que la juventud latinoamericana contemporánea a la Reforma, iniciaba un viraje desde sus ideas cargadas del evolucionismo del siglo XIX hacia un ideario revolucionario. Esta nueva juventud, afirma Mariátegui, en la oposición al orden conservador va tejiendo sus alianzas con la clase trabajadora en la obtención de sus reivindicaciones. Analiza los sucesos de la Reforma del 18 como el resultado de la proletarización de los sectores medios en la Argentina.

Finalmente, les indicamos dos textos de dos pensadores nacionales; Arturo Jauretche  y Raúl Scalabrini Ortiz.

De Raúl Scalabrini Ortiz, vamos a ver algunos fragmentos de su libro El hombre que está solo y espera, el cual lleva el subtítulo de “una Biblia porteña”. Realiza una aguda denuncia de la subordinación de los intereses nacionales al capital extranjero. Asocia el país a la tierra y al hombre que en ella habita. Correntino de nacimiento, va a describir toda una tipología del hombre de Corrientes y esmeralda del mundo porteño de la  Capital Federal. En esto es posible encontrar un paralelismo con la descripción del hombre de ciudad y del cafetín, “desde donde se puede ver pasar la vida”, que hace Rodolfo Kusch en varios pasajes de su extensa obra.

Hay en este hombre de ciudad un sentido de sagacidad, de saber que se está enajenando “la tierra” y los bienes que les pertenecen. Hace estas descripciones durante la llamada Década infame, que fue un período de inculcación de los derechos cívicos, atropello hacia la democracia y dilución de lo político tras el derrocamiento de Hipólito Yrigoyen el 6 de septiembre de 1930. Percibe entonces un descreimiento de las mayorías que son apartadas de ese sentimiento nacional por ausencia de pertenencia respecto de los gobiernos nacidos del contubernio político.

Hay una denuncia en Scalabrini Ortiz de ese menosprecio de los políticos hacia el pueblo que se traduce en traición. Cuestiona fuertemente la soberbia de los intelectuales alejados cada vez más de los verdaderos problemas nacionales. Critica el escamoteo de la verdad por parte de la prensa. En el mismo sentido, critica la ética del triunfalismo individualista que olvida la matriz de su procedencia en el pueblo como artífice de una realización colectiva.

Ubica en el orden conservador y sus representantes políticos, el germen de la soberbia que los lleva a convencerse a sí mismos que el país les pertenece, convirtiéndose en abogados de empresas extranjeras, gerentes de los Ferrocarriles de propiedad Inglesa y accionistas de capitales de dudosa procedencia.

Hace una reivindicación del Radicalismo fundamentada en la cohesión espiritual que le imprimió Yrigoyen a la Nación, con el cual estuvo consubstanciado, a la vez que señala la pérdida del rumbo del partido tras la muerte del lider.

Participó de las revueltas radicales tras el golpe del General Uriburu, Desde el año 1935, se unió al grupo de FORJA – Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina – junto a Homero Manzi, Arturo Jauretche y otros intelectuales y militantes políticos de la causa nacional.

La invocación del hombre que está solo, es la metáfora del pueblo en su más absoluta soledad en medio de  gobiernos que lo ignoran y desprecian.

El hombre que está solo y espera tuvo su primera edición en el año 1931. Con anterioridad publicó un libro de cuentos titulado La Manga (1923). En el año 1929, realizó una serie de publicaciones en el diario El Mundo, bajo el título de Apuntes Porteños.

También escribe en la revista Martin Fierro, en donde, entre otros publicaban Ricardo Guiraldes, Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal, Oliverio Girondo, Nicolás Olivari, Enrique Molinari y Horacio Rega Molina. Entabló una relación fecunda  con Macedonio Fernández a quién trató personalmente.

Escribe una obra de dramaturgia de escaso éxito que se tituló La bestezuela indomable en el año 1926.

Su labor periodística fue extensa. Además de lo ya mencionado, publica en el diario La Nación dos columnas, “A través de la ciudad” y “Entrevistas reales e imaginarias.”

En 1929 reemplaza en el diario El Mundo a Roberto Arlt, quién publicaba ahí sus Aguafuertes Porteñas, con una serie de notas que tituló Apuntes Porteños.

Sin duda, sus obras que más lo vinculan a la denuncia de las sujeciones económicas de dependencia de la Argentina son Política Británica en el Río de La Plata (1940) y su Historia de los Ferrocarriles Argentinos.

Muere el 30 de mayo de 1959 (quienes quieran ampliar información, remito al estudio preliminar de Alejandro Cattaruzza a la segunda edición 2007 de El hombre que está solo y espera) de la editorial Biblos)

Por último, de la mano del político y ensayista Arturo Jauretche (1901 – 1974), vamos a introducirnos en el pensamiento y trayectoria política del grupo FORJA, al cual ya nos referimos con anterioridad.

Jauretche desarrolló una escritura aguda, polémica y comprometida con los intereses nacionales y populares. Tuvo activa participación militante y dejó una importante obra escrita, entre la que mencionamos: Manual de zonceras argentinas (1968); Los profetas del odio (1957); El medio pelo en la sociedad argentina (1966); Política nacional y revisionismo; El plan Prebisch; Filo, contrafilo y punta (1964); Prosa de Hacha y Tiza (1961); Forja y la década infame (1962). De esta última obra es que veremos el primer capítulo titulado “El significado histórico de FORJA” y parte de los documentos fundacionales del grupo que Jauretche introduce en el anexo final.

Entonces, la consigna de trabajo es:

  1. La realización de las lecturas indicadas en esta introducción.
  2. La elaboración sobre uno de los textos propuestos de la guía de lectura la cual les será suministrada en la comisión a la cual asisten.

Prof. Juan José Esteves.

Referencia bibliográfica:

Jauretche, Arturo; FORJA y la década infame. Buenos Aires, Peña Lillo, 1976.

Manifiesto Liminar La juventud universitaria de Córdoba a los hombres libres, en VVAA; 1918 – 1998 La Reforma Universitaria. Buenos Aires, La Página, 1998.

Mariátegui, Juan Carlos; “Ideología y reivindicación de la Reforma”, en VVAA (op cit).

Puiggrós, Rodolfo; El Yrigoyenismo. Buenos Aires, Corregidor, 1974

Scalabrini Ortiz, Raúl; El hombre que está solo y espera. Buenos Aires, Biblos, 2007.

Participación de la Cátedra en el IV Congreso de Comunicación y Cs. Sociales

El día 14 de octubre la cátedra participó en el IV Congreso Comunicación/Ciencias Sociales (COMCIS) América Latina en Disputa. Perspectivas soberanas, organizada por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, participando en la Mesa «Aportes de la cuestión Malvinas».
En la misma se discutieron temas relacionados a la causa Malvinas, desde la perspectiva histórica, educativa, y el Arte como uno de los ejes centrales para seguir recuperando la memoria colectiva en el plano educativo y revisionista con nuestros estudiantes en la Universidad.
Se expuso El proyecto «Malvinas en la Universidad Fotografías a 30 años de la Guerra». Es una publicación fotográfica impulsada desde la cátedra y la Facultad de Artes de la UNLP. Un trabajo colectivo que se viene desarrollando desde el año 2014.
En el congreso participaron el titular de la materia Juan Esteves, junto a un grupo de docentes de la cátedra.

Podes ver la ponencia en el siguiente link:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=955454084940475&id=871261312914417

CONSIGNA 8/2020

Estimados alumnos y alumnas:

Vamos a introducirnos hoy en algunos temas correspondientes a la unidad III del programa, titulada “República y Democracia: gobierno y políticas.” Fundamentalmente la unidad está centrada en tres etapas de la vida política de la Nación Argentina: El proyecto de la Generación de 1880 (1880 – 1916); el Radicalismo (1916 – 1930), y el Peronismo (1946 – 1955). Con estos temas tendremos un pasaje por algunos momentos de la historia social y política de la primera mitad del siglo XX en Argentina. Visto en perspectiva, introdujeron cambios profundos que van desde el orden conservador a la participación de las mayorías populares mediante el voto, una vez sancionada la Ley del sufragio universal secreto y obligatorio masculino (1912). Es también una etapa atravesada por intensos procesos demográficos de la mano de la inmigración ultramarina; la consolidación de una matriz productiva vinculada fuertemente a la producción primaria, y es también el momento de expansión de nuevas identidades y partidos políticos como el anarquismo, socialismo, radicalismo y posteriormente el peronismo. 

En otro orden de cosas, la etapa verá asistir a la interrupción de gobiernos democráticos de la mano minorías detentoras del poder económico en asociación con sectores de las Fuerzas Armadas, como lo sucedido en los años 1930 o 1955.

En primer lugar trabajaremos un capítulo de un texto del historiador argentino Gonzalo Cárdenas. Es un autor vinculado entre otros a la experiencia de docencia en la UBA entre los años 1966 / 1973, denominada las “Cátedras Nacionales”. Esta nucleó a un grupo de docentes e intelectuales, en buena medida identificados con el proceso del Peronismo para esos años. Se trató de una producción teórica muy influenciada por la creciente politización a la que estaba sujeta la sociedad argentina en general y la juventud en particular. Naturalmente, estos aspectos del contexto de producción del autor, marcan su

escritura y su enfoque respecto de muchos de los temas que discute. Esto indudablemente es un dato a considerar al momento de interpretar el período que él aborda; lo hace desde un marco teórico de referencia bien delimitado. En esta misma unidad, vemos a otros autores que tienen enfoques distintos sobre el período, tal es el caso de Oscar Terán o Juan Suriano. No porque necesariamente planteen visiones contrapuestas, sino porque ponen el acento en otros temas y plantean otros problemas a resolver por la historiografía. De esto se trata en ciencias sociales, de abrir las perspectivas de análisis desde lugares que a veces, nos pueden resultar contradictorias o simplemente con las cuales no estamos de acuerdo por los supuestos de los cuales ellos parten. Aún así hay que hacer siempre el esfuerzo de argumentar con acuerdos y controversias de una manera racional, con el mayor rigor historiográfico o científico social.

Entonces, Gonzalo Cárdenas, a lo largo de sus obras, utiliza algunas categorías de análisis que se corresponden con ese marco teórico, tal el caso de “Tercer Mundo”, “descolonización”, “proceso revolucionario”, “contrarrevolución”, “subdesarrollo” “centro – periferia” entre otras. También es un autor que utiliza conceptualizaciones como la del “Eurocentrismo” para referirse a un movimiento hegemónico en ciencias sociales. Pensemos nada más que escribió en los años de la “Guerra Fría” y el mundo bipolar, algo que ahora puede resultarnos distante. Nosotros algo ya vimos respecto de la mirada eurocéntrica en autores contemporáneos como Enrique Dussel o Santiago Castro Gómez.

Describe Cárdenas el período de consolidación del Modelo Agroexportador en Argentina. Analiza una simultaneidad de factores que determinan el desarrollo del centro o metrópoli asociado al estancamiento de la periferia circunscrita a la producción de materias primas (Cárdenas, 1974). En sus propias palabras…

“En resumen, los países del centro del mundo han extraído siempre riquezas de los satélites para su propio desarrollo, conduciendo a disparidades económicas y sociales más grandes, a pesar de la modernización y de los cambios en la naturaleza de la actividad económica de los satélites.” (Cárdenas, 1974:26)

Este capítulo que ustedes van a leer, corresponde al del programa económico de la Generación de 1880. Cuando se analiza en la historia de la Argentina moderna la conformación del Estado y su implicancia en las relaciones sociales tales como el trabajo, la distribución de la riqueza y la forma de producir, se reconocen al menos cuatro modelos (Torrado):  1) este que estamos abordando, el Modelo Agroexportador, que lo podemos ubicar a partir del llamado Proceso de Organización Nacional, que se inicia para la década de 1860, pero que se consolida finalmente para 1880, y se extiende al menos hasta el arribo del primer Gobierno Radical de 1916 (aunque algunos lo extienden hasta 1930). 2) El segundo modelo que se reconoce es el del Justicialismo, y se corresponde con el primer y segundo Gobierno de Perón (1946 – 1955).  3) En tercer lugar el denominado Modelo Desarrollista, que lo ubicamos a partir de la presidencia de Arturo Frondizi (1958 – 1962). 

4) Por último, se hace referencia al Modelo Aperturista, el cual lo ubicamos a partir de la última dictadura militar en Argentina (1976 – 1983).  Para quienes quieran ampliar este enfoque de los modelos de Estado, es recomendable el texto de la socióloga Susana Torrado, Estructura Social de la Argentina 1945 – 1983.

Solo les indico ahora algunos puntos del capítulo que sería importante viesen ustedes con mayor detenimiento. Sepan también que tienen una guía de lectura en el blog de la Cátedra.

En primer lugar (1), ubiquemos la depresión económica mundial del año 1873, que se inicia con una fuerte especulación financiera que tiene lugar en los Estados Unidos y en Alemania, países con fuertes procesos inflacionarios. Esta situación repercute luego en las bolsas de Viena, Londres y París. Hay una crisis económica que deriva en el quiebre y cierre de muchas empresas. Como en toda depresión mundial, se verifica una declinación del crédito productivo, disminución de la tasa de interés, baja de los dividendos de acciones de empresas que cotizan en la bolsa, baja de la recaudación fiscal y déficit presupuestario en forma continua (Cárdenas). Esto repercutió lógicamente, en el descenso de la demanda internacional de productos primarios y del precio internacional de los mismos. Sumado a este marco mundial, la Argentina salía de la sangrienta y costosa Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay (1865 – 1870), con todas las erogaciones económicas que ello implica. Sumado a esto y en parte como resultado del movimiento de tropas desde Buenos Aires a la frontera, se desata la epidemia de fiebre amarilla del año 1871. 

En este punto, anotemos, Cárdenas marca la derrota del Paraguay en la Guerra y del caudillo catamarqueño Felipe Varela, como preanuncio del fracaso en el avance hacia un modelo de desarrollo industrial autónomo en el cono sur continental. Es decir, la Guerra fue un factor concomitante en la estructuración del modelo agroexportador. 

Para 1862, se registra también, una ostensible baja de las exportaciones pecuarias.

En segundo lugar (2), luego de la presidencia de Sarmiento, se consolida el poder político del Partido Autonomista Nacional (PAN). En este contexto hay que ubicar las discusiones entabladas respecto de los aranceles a las importaciones y de los derechos aduaneros. A las políticas de tipo fiscalistas en cuanto al énfasis recaudatorio, se le sumaron iniciativas que podían señalar criterios económicos de corte proteccionista. Esto que se inició con la presidencia de Nicolás Avellaneda, se profundizó en los debates en la Cámara de Diputados a instancias de Carlos Pellegrini. Es importante contextualizar la debilidad señalada de nuestra industria, reducida a la fabricación de cerillas, de tabaco y de productos alimenticios para consumo de la población. Esto guarda una relación de antelación con las restricciones impuestas al proyecto de industrialización del Paraguay y de las economías regionales defendidas por los caudillos federales del interior. El liberalismo a ultranza esgrimido por el sector agroexportador, como indica el autor, tenía sus raíces en el pensamiento económico clásico de Adam Smith y de David Ricardo. 

Como lo reflejan las cifras exhibidas para 1913, la mayor parte de las industrias crecieron de manera complementaria a la producción agropecuaria (un 54%), signo evidente de la matriz productiva consolidada. Solo un 13% corresponden a industrias de tipo manufactureras.

En tercer lugar (3), es decisivo desde lo político para el modelo, la llamada “Conquista del Desierto” protagonizada por el General Julio Argentino Roca. Al respecto conviene recapitular la instancia previa presentada de la llamada Zanja de Alsina. Esta fue una suerte de instancia defensiva a la estrategia de avance y expansión del territorio al sur de la provincia de Buenos Aires y La Pampa. Alsina, como sabemos, se desempeñó como ministro de gobierno del presidente Avellaneda (1874). En este punto tan crítico para el análisis historiográfico y que divide aguas en cuanto a su valoración, nos limitamos a transcribir un párrafo del texto de Cárdenas:

“El precio del desarrollo agropecuario fue el genocidio, primero del gaucho, y más tarde del indio. Caso parecido al del Oeste Norteamericano y que no tiene parangón en ninguna otra parte de la América Española. Ni siquiera España, a pesar de su “Leyenda Negra” llegó a producir un hecho tan desgraciado y tan teñido de racismo como fue nuestra conquista del desierto.” (Cárdenas, 1974: 277).

El fomento de las políticas inmigratorias tenían también, aunque no de manera exclusiva, el trasfondo de la necesidad de “regenerar” el componente racial originario y mestizo en nuestro país. Como es sabido, la expansión territorial sobre el sur terminó consolidando una estructura latifundista que poco y nada tuvo que ver con un proyecto de afianzamiento de colonias inmigrantes y distribución de la tierra. Ocho millones y medio de hectáreas quedaron en poder de 391 personas (Cárdenas, 1974). Les siguió la distribución de otras 3.330.000 hectáreas en el año 1884 y de 4.754.000 hectáreas en el año 1875. 

Es significativo en esta consolidación latifundista de la propiedad de la tierra, que el 50% de los inmigrantes arribados a nuestras tierras, regresaron a sus lugares de procedencia. Los procesos demográficos de crecimiento de las ciudades acá, no se explican por el desarrollo de la actividad fabril con la consecuente demanda de mano de obra. Fue resultado de una aglomeración no planificada, que en condiciones poco beneficiosa desde el punto de vista del hábitat, provocó el crecimiento de las periferias de los barrios pobres y los conventillos insalubres de las ciudades. 

La producción agropecuaria estuvo orientada al consumo del exterior, fundamentalmente de Gran Bretaña. Esto es, no existió un crecimiento planificado de manufactura y agroindustria. Tampoco se contempló una producción en función de la consolidación y fortalecimiento de un mercado interno. Se trató, como lo señaló la CEPAL, de un crecimiento exógeno dependiente.

En lo económico el modelo significó una sujeción dependiente a los intereses de Gran Bretaña. En su primera etapa esto se plasmó en un control sobre el comercio, ayudado por las inversiones realizadas por Gran Bretaña en la instalación y expansión de la red de ferrocarriles. Esta unía a los centros productivos de materias primas con el puerto de Buenos Aires. La economía primaria de la Argentina se complementó así con la culminación del proceso de la Segunda Revolución Industrial iniciada en Europa. Se consumaba así una nueva división internacional del trabajo. 

Veamos ahora en cuarto (4) lugar, algunas características que hacen a la identificación política e ideológica de la llamada Generación de 1880

Se trató fundamentalmente de la expresión de una burguesía terrateniente (Cárdenas, 1974). Su rasgo notorio fue su espíritu europeizante, profundamente crítico de todo aquello que “oliese” a un origen nacional. Atribuían el atraso cultural a nuestras raíces indígenas “bárbaras” y a la herencia cultural e institucional hispánica. En esto último hay que decir, guardaron correspondencia con muchos de los intelectuales de la Generación de 1837. Consumaron por así decirlo, el dilema de hierro sarmientino de “Civilización o barbarie.” Adscribieron asimismo a la corriente de ideas proveniente de Europa de mediados del siglo 19 del positivismo. Este se había originado entre otros en el pensamiento del francés Augusto Comte (1798 – 1857).

Van a encontrar subido al blog, un material audiovisual sobre el período que estamos analizando. Se trata de una producción que realizó la televisión pública titulada La patria a cuadros, y estuvo a cargo del pintor argentino contemporáneo Daniel Santoro. Es a nuestro juicio un enfoque muy original. Se trata de “mirar” la historia social desde la producción pictórica. En el capítulo que les acerco, se analiza un cuadro del pintor uruguayo, que residió también aquí en la Argentina, Juan Manuel Blanes. La obra en cuestión se titula Un episodio de fiebre amarilla en Buenos Aires, y nos remite a la epidemia sucedida en el año 1871. Se calcula que en cuatro meses murieron más de trece mil personas, lo que representó aproximadamente un ocho por ciento de la población total. La cuestión sanitaria ya representaba durante los finales del siglo 19 en Argentina, toda una preocupación para el gobierno. De la mano de los intensos procesos demográficos devenidos de la inmigración limítrofe y europea, el surgimiento de las urbes, las modificaciones en el hábitat y las duras condiciones laborales, irrumpen una cantidad de enfermedades para las cuales no estaba preparado el sistema sanitario. Además de la fiebre amarilla circulaba el cólera, peste bubónica, gripe, sarampión, fiebre tifoidea, escarlatina, coqueluche, crup, difteria, viruela y tuberculosis. 

Es un período en el cual los médicos van a tener un espacio importante en el conjunto de la representación social del país. Para el año 1880, se crea el Departamento Nacional de Higiene. Los higienistas despliegan una artillería de medidas y políticas preventivas, que van a llevar adelante los funcionarios del Estado. Es el período en que también, se inician las obras de instalación (reducida) de la red de agua potable, las cloacas y la pavimentación urbana. No obstante esto, las mayorías populares debían habitar en condiciones de insalubridad y hacinamiento, como lo patentan la proliferación de conventillos y viviendas precarias de chapa o madera.

Entonces, les indicamos la visualización del audiovisual, considerando que se trata de un análisis de una obra de arte, pero que nos introduce en un contexto de época e ideas interesantes para completar nuestro abordaje del período.

Finalmente, con en el texto de Juan Suriano sobre las corrientes anarquistas en la argentina, podemos detenernos en uno de los aspectos constitutivos del incipiente movimiento obrero. Se trató de una corriente política, ideológica y cultural, que gravitó de manera significativa en la organización de sindicatos, mutuales, centros de fomento y bibliotecas populares. Encabezaron muchos de los conflictos sociales del período merced a su efectiva capacidad de representación, propaganda y acción política. Llegan a conducir la federación obrera y al menos hasta el período del primer Centenario, representaron una opción de confrontación al modelo.

Entonces como consigna para esta unidad les pedimos:

1/ La visualización del video Un episodio de fiebre amarilla en Buenos Aires y a partir del mismo el debate crítico y los aportes sugeridos en los respectivos espacios de las comisiones de trabajo práctico.

2/ La lectura y comentario en comisiones de los capítulos propuestos de Gonzalo Cárdenas y de Juan Suriano, oportunamente citados de manera completa en el programa 2020 y en el blog de Cátedra.

Prof. Juan José Esteves.

CLASE 15/2020 (U. 3 – República y Democracia: Gobierno y Políticas) PARTE 2

DESCARGAR LECTURAS:

Puiggrós, R. El Yrigoyenismo. Caps. I Y II. Ed. Corregidor

https://drive.google.com/file/d/13hHbApb52ozGAVECt2ysco-mTt7bhbRw/view?usp=sharing

Mariátegui, José Carlos. Ideología y reivindicaciones. En publicación: Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano no. 5. Buenos Aires: CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Febrero 2008 

Federación Universitaria de Córdoba. Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria. La juventud argentina de Córdoba a los hombres libres de Sud América. En publicación: Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano no. 5. Buenos Aires: CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Febrero 2008 

Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano no. 5. Buenos Aires: CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Febrero 2008 Disponible en:

http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/secret/cuadernos/mariategui/mariategui.pdf

Jauretche, A. F.O.R.J.A y la década infame. Peña Lillo Editor S.R.L

https://drive.google.com/file/d/1TAuhpUDwqzn3T2bFetxU4WRnvdHBX7hf/view?usp=sharing

Scalabrini Ortiz, Raúl. El hombre que está solo y espera. Capítulo, La defección política. Buenos Aires, Biblos, 2007.

https://drive.google.com/file/d/1yzlgaT-6_cVb9jZFOjXpbwxgD8ZGw6eM/view?usp=sharing

Hernández Arregui, Juan José. La formación de la conciencia nacional. Capítulo 5, Perón, el ascenso de las masas y la degradación de las izquierdas. Ediciones Hachea. Buenos Aires, 1960.

https://drive.google.com/file/d/1vhEBI-RBFv60OsURFE2tRSDUcraMzf4k/view?usp=sharing

CONSIGNA 7/2020 – PENSANDO LA PANDEMIA

Estimados alumnos y alumnas:

Espero estén todos bien, transitando de la mejor forma posible el aislamiento preventivo. Cada uno de ustedes realizó ya el parcial en su comisión. Como ya saben, hay una fecha de recuperación para el mismo, la cual será establecida y comunicada por el docente a cargo. 

Vamos a retomar nuestras actividades de clase, considerando un texto que no estaba incluido en el programa 2020. Tampoco su autor, Slavoj Zizek. Se trata de un artículo reciente, de hace unos meses nada más y está referido a la situación de pandemia mundial. Lo cierto es que tampoco la pandemia del COVID 19 estaba en los planes de nadie, y ha causado estragos en todas partes del mundo, a nivel sanitario y económico. Por esto, consideramos pertinente reiniciar esta última parte de la cursada haciendo una lectura de este artículo breve, no previsto inicialmente, como para ir introduciéndonos en la segunda parte del programa que nos resta. 

La elección del texto de ninguna manera implica tener coincidencias con su planteo. Esto es válido para cualquiera de los autores que nosotros vemos en nuestro programa. En este caso, sí hay que decir que se trata de un autor contemporáneo muy leído y debatido actualmente en ámbitos académicos y políticos. Luego veremos de acercar sobre el tema, a otros autores que tengan posiciones divergentes con la presentada hoy. 

Slavoj Zizek, nació en Eslovenia en el año 1949. Es sociólogo, filósofo y psicoanalista, profesor y disertante en distintas universidades como las de Liubliana, Nueva York y Londres.  Es autor de varios libros, entre los cuales podemos mencionar: El sublime objeto de la ideología (1989); Menos que nada (2012); Viviendo en el final de los tiempos (2010); Primero como tragedia después como farsa (2009); El acoso de las fantasías (1997); El espinoso sujeto (1997); Visión de paralaje (2006); En defensa de causas perdidas (2008); Sobre la violencia (2007); Cómo leer a Lacan (2006); El frágil absoluto (2000).

Se reconocen en sus escritos, la influencia de autores como Jacques Lacan (estudio Zizek psicoanálisis en la Universidad de París), G. F. Hegel y Karl Marx. Ha incursionado también en la crítica cultural y del cine en particular. 

Entonces, les proponemos hoy la lectura del artículo de Slavoj Zizek Coronavirus es un golpe al capitalismo al estilo de Kill Bill y podría conducir a la reinvención del comunismo, publicado en Russia Today, el 27 de febrero de 2020. Hay traducidos otros artículos posteriores del autor sobre el mismo tema de la pandemia, en los cuales pueden ampliar si lo desean. 

Lo que les pedimos es que lo lean, reconstruyan para sí una síntesis de lo argumentado y en lo posible, construyan un punto de vista en coincidencia o refutando, total o parcialmente al artículo. Importa aquí, ensayar una mirada que nos trascienda como circunstancia particular individual, y podamos ver la pandemia, como lo que es una situación que nos atraviesa a todos como sociedad, de diferentes y múltiples formas. 

A continuación, les vamos a solicitar que seleccionen ustedes una nota periodística, artículo, entrevista, propaganda o video, que haga referencia a la pandemia, desde una perspectiva social, política o sanitaria. Siempre en clave de Estado y de sociedad. También puede ser la producción de un breve texto escrito por ustedes si se sienten así mejor expresados. No como auto-referencia, sino como una consideración general que involucra a un conjunto social o de pertenencia comunitaria. 

Pueden encontrar el artículo mencionado en la clase nro. 14 del blog de la cátedra. Ahí tienen también, el material para la clase siguiente que corresponde al proyecto económico de la Generación de 1880 y el modelo agroexportador. 

Saludos! 

Žižek Slavoj «Coronavirus es un golpe al capitalismo al estilo de ‘Kill Bill’ y podría conducir a la reinvención del comunismo» En: Sopa de Wuhan. Editorial ASPO. 2020

https://drive.google.com/file/d/10r3vHPss-ZqnQZVA9Kf9yhpFsCpeVBs7/view?usp=sharing

APORTES DE COMPAÑEROS DE LA CÁTEDRA

Artículo del Prof. Gustavo Melfi

https://drive.google.com/file/d/1giPNWoXRXCTbVNkVSDRRj5Vqk6bxMUgX/view?usp=sharing

Artículo del Prof. Francisco Correa

https://identidadcolectiva.com.ar/teletrabajo-formas-de-organizacion-problemas-y-desafios-apuntes-para-aportar-al-debate/

Invitación a leer artículo escrito por Juan Esteves, titular de la cátedra en la revista OCTANTE del Dpto. de Estudios Históricos y Sociales, editada por Papel Cosido, la editorial de la Facultad de Artes.

Acceder al Artículo:

http://papelcosido.fba.unlp.edu.ar/ojs/index.php/octante/article/view/1093

Acceder a la Revista completa:

http://papelcosido.fba.unlp.edu.ar/ojs/index.php/octante

CLASE 14/2020 (U. 3 – República y Democracia: Gobierno y Políticas) PARTE 1

Descargar lecturas:

Cárdenas, Gonzalo Horacio; Las luchas nacionales contra la dependencia. Historia social argentina (tomo I). Buenos Aires, Ediciones Macchi, 1974 (capítulo VII: Programa económico de la Generación del 80. El imperialismo y el proceso del subdesarrollo). 
https://drive.google.com/file/d/14uvl1OsCeWVp5REfbEa4wX4zCleRaADI/view?usp=sharing

Terán, Oscar, “El pensamiento finisecular (1880-1916), en: Mirta Zaida Lobato (directora); El progreso, la modernización y sus límites (1880-1916). Nueva Historia Argentina tomo V. Buenos Aires, Sudamericana, 2000
https://drive.google.com/file/d/1_dtUo9qM1jd5NMwCxekrntVwI1u9COEv/view?usp=sharing

Suriano, J. Anarquistas, cultura y política libertaria en Bs As (1890 - 1910). Cap. VI "Las prácticas educativas del anarquismo argentino". Ed. Manantial. 2008
https://drive.google.com/file/d/1pQAfZsMUZSpEEpFO46tuVVIPXw37x1LX/view?usp=sharing

Descargar guía de lectura:

https://drive.google.com/file/d/16zJDcYMoR0KNOEXHXe7AIZo2C5XeVTzY/view?usp=sharing

Ver audiovisual

https://www.youtube.com/watch?v=grfBNFqY3qQ

CONSIGNA 6/2020

Estimados alumnos y alumnas. Con la consigna de trabajo nro. 6 que les hacemos  llegar hoy, estamos completando los temas de la unidad número 2 del programa. Nos han quedado autores y contenidos por ver que preferimos recuperar con la discusión de las clases que continúan.

Nos detendremos hoy de manera parcial en las ideas de Nación y progreso enarboladas por Esteban Echeverría (1805 – 1851). Este autor es uno de los integrantes más notables de la llamada Generación de 1837, e introductor del Romanticismo en el Río de la Plata durante el siglo 19. Fue autor entre otras obras de El Matadero, La cautiva y Dogma Socialista a la Juventud Argentina.

Les pedimos entonces que aborden la lectura del texto de Echeverría. Encontrarán un fragmento del mismo en la solapa de “clases 2020”.

En la clase 10/2020 correspondiente a Alberdi, tienen el apunte sobre “Juan Bautista Alberdi – Generación de 1837”. Ahí pueden realizar una lectura acerca del ideario de los intelectuales argentinos durante este período. Les va a permitir contextualizar y comprender mejor los contenidos vertidos en los fragmentos de Echeverría que seleccionamos.

Retomemos de la clase anterior sobre Mariano Moreno, la guía de lectura subida el blog.  Las preguntas 3, 4, 5, 6 y 7, están dirigidas al autor Echeverría. Intenten abordarlas y discútanlas en sus respectivas comisiones de trabajos prácticos.

Finalmente, en la misma clase 10/2020 sobre Alberdi, van a encontrar un fragmento del film de Nicolás Sarquís, Facundo, la sombra del tigre (1995). La recomendación aquí es que vean la totalidad del largometraje. Se ubica fácilmente en internet. Los personajes históricos que aparecen en ella son Juan Manuel de Rosas (Claudio García Satur); Encarnación Ezcurra (Norma Aleandro); Facundo Quiroga (Lito Cruz) y Juan Bautista Alberdi (les dejo a ustedes el nombre del actor…). Es una muy buena recreación de época y pone en contexto el debate de ideas entre los caudillos provinciales, la Federación de Rosas y los unitarios en la Argentina.

Como les indicamos anteriormente, con esta consigna 6 damos por concluida la unidad. El próximo lunes 20 del corriente iniciamos nuestro receso invernal, hasta el 31 de julio.

Ha sido este cuatrimestre muy particular por la situación imperante de la pandemia. Lo iniciamos con una clase presencial en el auditorio “Néstor Fonseca” de nuestra Facultad de Artes y lo estamos promediando de manera virtual. Sabemos de los esfuerzos particulares que han realizado cada uno de ustedes para continuar estudiando. De parte nuestra, los docentes de la cátedra, hemos puesto todo nuestro compromiso y seguramente hay aspectos para mejorar en la siguiente parte del año. Esperamos poder terminar esta cursada de manera presencial si las condiciones así lo permiten.

Seguramente en la tercera o cuarta semana de agosto, estaremos haciendo el parcial domiciliario, que en conjunto con la evaluación de sus trayectorias en las respectivas comisiones, nos permita promediar una calificación. Aprovechen esta semana para recapitular y hacer el “inventario” de los temas vistos con cada uno de sus docentes de comisión.

Buenas vacaciones a todos dentro de lo que la circunstancia  nos lo permite. A seguir cuidándonos con las medidas preventivas y esperamos verlos a todos cursando a partir del mes de agosto.

Prof. Juan José Esteves.