Imitar no siempre es malo


Por Celeste G.Box

 

Acabamos de curar un contenido publicado en Gobierno Transparente y la verdad que me resulta imposible no escribir esta entrada rápida, que tiene que ver con las imitaciones.

Mi país, la Argentina, ha tenido una historia tensa con respecto a imitar funcionamientos foráneos e importar modelos en muchos aspectos de la política. Pero no es éste el espacio -o el momento- para hacer una disquisición al respecto (sólo diré que esa sensación de muchos analistas puede estar viendo el vicio del resultado y no el vicio del acto inicial, esto es, imitar mecánicamente: la imitación mecánica tiene gran chance de ser un fracaso, si tenemos en cuenta que lo automático no está, de suyo, pensado).

Lo anterior nos sirve para remarcar una idea: imitar no siempre está mal. Imitar puede estar bien. Imitar de manera responsable, indagando lo aplicable de lo no aplicable, lo útil de lo accesorio, lo principal de lo contingente… Para algunos, esto será ‘imitar críticamente’, yo prefiero llamarlo ‘imitar responsablemente’ y pienso en valorar lo que otro hizo bien y puede ser útil para nosotros (un aspecto que en el mundo digital y del desarrollo toca un nervio sensible, como el de poner a disposición el conocimiento: no ya por la mera erudición, sino para mejorar nuestras vidas).

Podríamos imitar una revista de transparencia. Podríamos sumar más aspectos a su contenido. Necesitamos un espacio así. Podríamos aprender de aciertos y errores de esta experiencia española. Podríamos reconocerla como antecedente, mientras reconocemos y sumamos las particularidades de nuestros lares. Podemos imitar sumando, imitar recreando.

Sólo resta nuestra voluntad. Ofrecemos desde este espacio, toda la nuestra.


Acerca de Celeste G.Box

Politóloga. Diseño y drección Cátedra Libre Gobierno Abierto (UNLP) | #GobiernoAbierto #ParlamentoAbierto #SocialMedia en la AAPP | Contacto personal: mcgb_br@yahoo.com.br ~ Twitter @CelGBox ~ Skype mcgbox

Dejar un Comentario