Gobierno abierto e innovación: metodologías útiles para una efectiva innovación social (III)


Por Celeste G. Box

 
 

En este último post, nos olvidaremos de los casos prácticos para sumergirnos de manera muy sucinta, en un comentario acerca de la metodología que proponemos, o, mejor dicho, de la instrumentación de la propuesta: transpolar iniciativas exitosas en innovación pública hacia la innovación social abierta.

 

Extrapolar también implica tomar decisiones

En los últimos cinco posts hemos abordado cuatro casos de innovación pública abierta o metodologías para la apertura del gobierno para verlos como métodos útiles para aplicar a la innovación social abierta. Pero no obstante, hay algunas cuestiones que sería procedente comentar, dado que extrapolar metodologías implica, de suyo, tomar decisiones. Y usualmente, estas decisiones tienen consecuencias concretas en lo que se proponen desarrollar.

 

Para esta serie de posts, planteemos algunas consideraciones generales que involucran las metodologías que planteamos aplicadas a la innovación social abierta. Pensemos ahora desde los proyectos de innovación y en su articulación en diferentes formatos. Ellos se pueden instrumentar bajo dos direcciones generales: 1) Transversal, es decir, en un mismo evento del formato de GovJam / Findemo o DataShift / BACamp se pueden presentar varias iniciativas sobre innovaciones sociales y, bajo el reglamento de cada formato, se preselecciona, incuba y/o promueve una o unas de ellas. 2) Longitudinal, donde la convocatoria se determina en un solo aspecto o un sólo fenómeno social a innovar y se convoca interesados -individuales y/o colectivos- a trabajar en lo que puedan aportar para ese aspecto. Para este criterio, existe una variación -que no es otra que la implementada por el GovJam-, donde la geografía es la que permite multiplicar las opciones y posibilidades: un mismo tema, varias sedes, y en cada sede, varias opciones de resolución.

 

Por supuesto que todo es perfectible, y estos dos grandes criterios de instrumentación pueden ser luego mejorados coordinando algunas variaciones. Al primero caso -el transversal- se pueden agregar intervenciones de forma, a los temas que se innoven (por ejemplo, podemos pensar en consignas donde las innovaciones a desarrollar deban estar enfocadas desde alguna característica de la realidad local, o deban ser proyectos que posean un estudio previo de una universidad u OSC o incluso un Camp previo, como en el caso del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). La segunda metodología también puede variarse y/o mejorarse orientando a las y los innovadores a un eje común que entrelace cada uno de sus desarrollos (es decir, se trabaja en grupos por separados para poder desarrollar con mayor especificidad y luego se organiza la coordinación de esos aportes a una innovación común -a un único producto colectivo-). También se puede considerar presentar como consigna la selección de proyectos de innovación social por región geográfica (a lo que se le puede sumar el criterio anterior de trabajo por separado y luego la coordinación a un único producto final), o bien seleccionar innovación según su incidencia social y la configuración de problemáticas que una región presente, etc.

 

En fin, se puede innovar de diferentes maneras, y cada una de esa manera puede ser, a su vez, innovada. El límite es nuestra creatividad para pensar metodologías. Cualquiera fuese la variación, aquí contamos con herramientas probadas, útiles y a disposición para seguir innovando la sociedad llena de desafíos en la que vivimos.

 
 
 


Acerca de Celeste G.Box

Politóloga. Diseño y drección Cátedra Libre Gobierno Abierto (UNLP) | #GobiernoAbierto #ParlamentoAbierto #SocialMedia en la AAPP | Contacto personal: mcgb_br@yahoo.com.br ~ Twitter @CelGBox ~ Skype mcgbox

Dejar un Comentario