Caja de herramientas conceptuales: gobierno inteligente (smart government)


Por Celeste G. Box

 

Si pensamos en las iniciativas hacia la apertura -en cualquier parte del mundo- a la que asistimos con posterioridad a 2009, junto a la incorporación creciente de nuevas herramientas digitales a la gestión, sumada la apertura de datos y las nuevas configuraciones de iniciativas para innovar en la gestión pública, vemos que todo constituye (y construye) un nuevo perfil para la governance de la segunda década del siglo veintiuno (y sin lugar a dudas, continuarán evolucionando más rápido que lento). Para poder avanzar hacia gobiernos que no sólo impulsen la apertura como horizonte de gestión sino que también sean inteligentes (smart government), tenemos que comenzar a hacer disquisiciones importantes sobre el impacto que el adjetivo ‘smart’ tiene al interactuar con la gestión de lo público.

 

Gobierno + inteligencia

 

Si bien el término smart government es usado con fluidez por empresas que desarrollan servicios y software, su desarrollo conceptual es aún limitado (Scholl y Scholl, 2014). Algo sí sabemos: está asociado con la apertura de las decisiones de gobierno, la colaboración y participación de diferentes actores/grupos involucrados (stakeholders) en el diseño de políticas públicas, incluso con la unificación de procedimientos y servicios gracias a la tecnología, como también a la innovación pública. Pero no es nada de esto, sólo está asociado: Todos estos términos interactuan, rodean, y a veces funcionan en una sinonimia imprecisa con respecto a la idea de smart government. Por lo que vale preguntarnos, en esencia, ¿qué es un gobierno que avanzó hacia la dimensión smart? En concreto, un gobierno inteligente es aquél que implementa una batería de servicios y procesos basados en capacidades TIC que posibilitan que la información fluya por las diferentes oficinas con la suficiente facilidad como para proveer servicios públicos de alta calidad a lo largo y lo ancho de toda la gestión (por si lo están pensado, sí, tienen razón: la interoperabilidad es determinante). En esencia, y expresado de una manera contundente, cuando hablamos de smart government hablamos de ingeniería tecnológica (desde la cobertura de servicios soft que necesita la gestión para diversos procesos, hasta el despliegue de dispositivos que recaba información y datos para esa misma gestión que decide a partir de ellos).

 

Por supuesto que lo anterior implica requisitos: las gestiones inteligentes necesitan conocer las preferencias de la ciudadanía para lograr llegar a ella, y esto incluye conocer las necesidades, demandas ya realizadas y preferencias de la ciudadanía: el fin no es sólo el de proveer de un mayor y mejor espectro de servicios a la ciudadanía, sino el de uno de servir de manera más profunda a ella, y así profundizar la cercanía iniciada con un gobierno abierto (esto nos conduce a aclarar su relación con la apertura de gobierno: un gobierno inteligente tiene también que integrar tecnológicamente, lo que se ha avanzado cuando se decidió abrir la gestión, por esto un gobierno inteligente es necesariamente abierto, aunque no así el caso contrario). De hecho, una estructura smart implica una profundización específica de los tres principios clásicos (‘a la Obama’) del gobierno abierto: tendrá que aumentar la participación ciudadana para mejorar la toma de decisiones en un rango mayor de servicios e integración de la información; tendrá que continuar y profundizar la tendencia hacia la transparencia en una política de datos abiertos muy desarrollada y extendida; y por último, no puede olvidarse de la colaboración -gran parte de esta dimensión la realiza la interoperabilidad que requiere para su funcionamiento-, a través de mayor innovación (es decir, una política más extendida a más zonas de la administración pública) que estimule el compromiso de varios y diversos stakeholders.

 

Entender el gobierno inteligente como un escalón más que el gobierno abierto (pero que no lo mejora para dejarlo atrás, sino que lo integra en un nivel de agregación mayor que conserva lo fundamental del anterior), apunta a que se superen, definitivamente, algunos problemas que vemos a la hora de la apertura: la meta ineludible de potenciar la colaboración tecnológica (interoperabilidad), la dispersión de soluciones tecnológicas, la comunicación y la provisión de servicios aún unidireccional (sí, aunque esto parezca algo del pasado, está bien inscripto en el presente, dado que muchas AAPP no alcanzan siquiera este nivel), y por último, la posibilidad de replicar más procesos de la administración en la Red en tiempi reak (desde los servicios hasta los procesos propiamente políticos como una sesión legislativa). Esto no es común en nuestros lares, donde los servicios tecnológicos presentan zonas de baja calidad, cuando no una ausencia completa (en lo países donde esto no es un problema, la inteligencia aplicada al gobierno presenta una dirección inversa: ya no es necesaria la transmisión masiva de los procesos, sino que dado que ésta es un hecho, los gobiernos optan por refinar la trasmisión, segmentando los servicios y procesos).

 

Todo lo anterior depende no sólo de que solucionemos los actuales problemas, sino de que también entendamos la importancia determinante que tiene para una ingeniería de gestión pública smart, la existencia de un feedback fluido de los servicios públicos provistos. Éste será necesario para la mejora de aquéllos, pero también es insoslayable a la hora de la toma de decisiones, porque ésta comienza a estar atada a la recepción de aquéllos (puede apreciarse que esto es, de algún modo, una mejora en la transparencia ‘por otros medios’, en tanto que las decisiones de las AAPP están a la saga de la respuesta de la ciudadanía. En otras palabras, el funcionamiento de la gestión empieza a colocarse en una lógica más bidireccional con las y los ciudadanos).

 


Acerca de Celeste G.Box

Politóloga. Diseño y drección Cátedra Libre Gobierno Abierto (UNLP) | #GobiernoAbierto #ParlamentoAbierto #SocialMedia en la AAPP | Contacto personal: mcgb_br@yahoo.com.br ~ Twitter @CelGBox ~ Skype mcgbox

Dejar un Comentario