Literatura infantil en línea – Parte 2


Por Erica E. Scorians y Mercedes Vernet

Como mencionamos en el artículo anterior, creemos firmemente en los beneficios que las tecnologías pueden aportar al momento de disfrutar la literatura infantil y de fortalecer el desarrollo de la lectoescritura. A continuación, analizamos algunas de las maneras en que se realizan estos aportes.

Por ejemplo, Youtube ofrece varios videos en los que se filma el contenido de un cuento mientras que es leído en voz alta. De esta manera, quienes no saben leer aún, disfrutan de las historias con la apoyatura visual de las ilustraciones de las ediciones impresas y quienes están aprendiendo a leer reciben, además, un estímulo que les permite fortalecer la asociación entre la forma escrita y la forma oral de la narración. La posibilidad de escuchar la forma oral y ver la forma escrita al mismo tiempo contribuye a la alfabetización en edad temprana, ya que la lectura fluida en voz alta provee no solo un modelo para la pronunciación correcta, sino además para la entonación significativa. Vale aclarar que este también es un recurso valioso para quienes están aprendiendo una segunda lengua, por lo que se trata de una buena herramienta en las clases de lengua extranjera, tanto en el aula de clase como en el aula extendida, ya que puede utilizarse como una instancia de flipped learning.

 

Beneficios similares ofrecen los audiolibros disponibles en Youtube y en diversas aplicaciones para dispositivos digitales, aunque a diferencia de los videos que describimos más arriba, carecen muchas veces de las ilustraciones atractivas. Desde ya que los audiolibros no son un recurso novedoso, pero la facilidad con la que se puede acceder a estos gracias a las TIC favorece la posibilidad de su utilización en diversos ámbitos.

Hay aplicaciones disponibles con cuentos infantiles cuya apoyatura visual consiste en animaciones sencillas e interactivas. Permiten ver a los/as protagonistas realizar algunas de las acciones narradas o escuchar sus propias voces en instancias de discurso directo. De esta manera, la motivación de niños y niñas es generada por la narración y reforzada por la posibilidad de hacer saltar, llorar o bailar a un personaje. Con frecuencia, intervienen reiteradas veces para mover a los personajes, lo que permite que refuercen una y otra vez la asociación entre forma escrita y oral ya que, inevitablemente, escuchan y leen los cuentos más de una vez.

Las TIC no solo acompañan el proceso de aprendizaje de lectoescritura, sino también son excelentes herramientas para favorecer el desarrollo de la comprensión lectora. Un sitio web donde se estimula la lectura infantil es Leer 20-20 – el Desafío, creado por la Fundación Leer, una organización no gubernamental que desde 1997 desarrolla

programas para promover la alfabetización e incentivar la lectura. Luego de registrarse en este espacio, lectores y lectoras infantiles y juveniles tienen acceso gratuito a numerosos libros de literatura infantil clasificados por edades, que se renuevan periódicamente; a una biblioteca digital de clásicos de la literatura infantil ilustrados por reconocidos artistas argentinos; a juegos para divertirse–que, en realidad, son tareas de lectocomprensión–y sumar medallas cada vez que leen un libro; y a sorteos de libros nuevos para aquellos usuarios que participan del Desafío. En general, los usuarios se entusiasman con la lectura porque, después de leer un libro, tienen un juego que, si resuelven de modo apropiado, les da una recompensa: una medalla. El propósito del Desafío es que lean 20 libros. Esta propuesta está pensada para ser utilizada tanto en el contexto familiar como áulico.

Cabe destacar que se trata de una plataforma gratuita, accesible sin más requisitos que el registro en línea. También hay plataformas pagas para facilitar el proceso de lectura en inglés, por ejemplo. En ellas, la recompensa que se otorga al contestar preguntas de compresión de contenido explícito e implícito actúa como una fuente de motivación increíble: la acumulación de stickers virtuales o de muebles y objetos para una casa virtual hace que niños y niñas cumplan con las lecturas asignadas con alegría y entusiasmo.

El uso de estos recursos atractivos e interactivos favorece la lectura por iniciativa propia de los niños y niñas. Estas herramientas virtuales constituyen nuevas posibilidades que, usadas en medida justa, redundan en beneficio de lectores y lectoras noveles, ya que todas ellas favorecen su autonomía y la satisfacción de alcanzar los logros propuestos por docentes o familiares.

 

Más información sobre el tema:

Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (2017). “Estado mundial de la infancia 2017: Niños en un mundo digital”. NY: División de Comunicaciones de UNICEF. Disponible en https://www.unicef.org/media/48611/file

Recursos educativos (Fundación Leer): https://www.leer.org/Recursos-Educativos/Docentes

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *