Flipped classroom: la clase invertida – Parte 1 2


Por Erica E. Scorians y Mercedes Vernet

La expresión flipped classroom o clase invertida comenzó a utilizarse con frecuencia a partir de la publicación del libro Flip your Classroom escrito por los profesores de química estadounidenses Jonathan Bergmann y Aaron Sams. En sus palabras, básicamente, la expresión se refiere a alterar las tareas tradicionalmente realizadas en el aula y las realizadas en el hogar (2012: 13). Es decir, la presentación del contenido curricular tiene lugar en la casa, antes de la clase, y el trabajo sobre su compresión y aplicación se lleva a cabo en la clase.

En la clase invertida, el rol docente se parece más al de un tutor que aclara conceptos y guía en la resolución de problemas que al de un expositor de contenidos o un instructor. Se busca favorecer la comprensión de los nuevos contenidos y satisfacer las necesidades de los estudiantes a través de una participación más activa durante la clase, ya que están en mejores condiciones para plantear preguntas, discutir o aplicar los contenidos debido a la exposición más temprana que han tenido a estos. Esta herramienta pedagógica favorece el aprendizaje colaborativo al permitir que se utilice el tiempo de clase para el trabajo en equipo y la resolución de retos grupales, además del intercambio de conocimientos que se genera entre docentes y estudiantes, que también potencia este tipo de aprendizaje. Según Arrobas Velilla y otros (2014), se trata de un modelo “que plantea actividades colaborativas sincrónicas tales como práctica y aplicación, así como asincrónicas basadas en autoaprendizaje y evaluación fuera del aula”.

La forma de presentar el contenido fuera de la clase, antes de los encuentros, se ve facilitada por el avance en el desarrollo de las tecnologías. La posibilidad de asignar la lectura de capítulos de libros o artículos académicos para retomar en clase se ve complementada ahora por la oportunidad de asignar material multimedia, videos, fotografías, pinturas, etc. con facilidad. El uso de las TIC puede apoyar el aprendizaje de conceptos, la colaboración, el trabajo en equipo y el aprendizaje entre pares (Morrisey, 2008: 84)

Sabemos que hoy en día la tecnología es utilizada para una infinidad de cuestiones, como la comunicación con familiares y amigos, la búsqueda de información, los juegos en línea, y la asignación de videos con alguna tarea para el hogar es algo que, en general, los estudiantes aprecian y hacen de buena gana, porque se acerca más a su cultura digital y, además, tienen la posibilidad de ver los videos cuantas veces quieran, a la hora que prefieran y también pueden valerse de los refuerzos visuales para comprender su contenido.

Perdomo Rodríguez (2016: 2-3) destaca la motivación de los estudiantes para apropiarse de la información y la responsabilidad que la clase invertida contribuye a desarrollar en los estudiantes. Se trata, así, de un enfoque integral en el que se combinan la instrucción directa con otros métodos que llevan a la construcción colaborativa de conocimientos a través de un mayor compromiso por parte de los estudiantes con el contenido del curso y con las tareas propuestas, porque son ellos el centro de esta forma de enseñar y aprender.

En la próxima entrega de este mes continuaremos explorando la clase invertida, pero mientras tanto esperamos sus comentarios sobre sus experiencias personales con esta metodología a través de nuestros canales habituales de comunicación.

 

Referencias bibliográficas

– Arrobas Velilla, T y otros (2014) “Herramientas didácticas para mejorar el rendimiento académico” en: REDU. Revista de Docencia Universitaria. Vol. 12 (4), septiembre-diciembre 2014, 397-413. Recuperado de: http://red-u.net/redu/documentos/vol12_n4_completo.pdf

– Bergmann, J y Sams, A (2012) Flip your classroom. Washington: ISTE.

– Morrisey, J (2008) “El uso de las TIC en la enseñanza y el aprendizaje. cuestiones y desafíos” en: Las TIC. Del Aula a la Agenda Política. Buenos Aires: IIPE-UNESCO, UNICEF.

– Perdomo Rodríguez (2016) “Estudio de evidencias de aprendizaje significativo en un aula bajo el modelo flipped classroom” en: EDUTEC. Revista Electrónica de Tecnología Educativa. (55) Recuperado de: http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/view/618/Edutec_n55_Perdomo

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 thoughts on “Flipped classroom: la clase invertida – Parte 1

  • Respuesta
    jhon gonzalez

    Buen material, y lo he usado como referencia para un trabajo de grado, la dificultad que presento con la aplicación es que no se deja abrir, pero puedes hacer uso de la esencia del modelo para llevarla al aula de clase. éxitos

  • Respuesta
    María Soledad Lucero

    Me parece muy interesante la aplicación, he intentado en mis clases tanto videos, sugerencias de películas o parte de ellos, consignas para la realización de entrevistas a la población acerca de hábitos alimentarios para después abordar el tema e incluso asistir a actividades relacionadas con la salud destinadas a la comunidad para después abordar estatregias de aprendizaje, ya que la materia es Educación en Nutrición. Así que exitos! En este proyecto!