El trabajo colaborativo virtual 3


Por Sandra Gargiulo y María Jimena Ponz

Como vimos en “El trabajo colaborativo”, la colaboración de un grupo de individuos que trabajan en pos de lograr una meta en común es un instrumento muy poderoso que los docentes podemos usar como estrategia de enseñanza y aprendizaje en nuestras prácticas cotidianas. Ahora bien, ¿tendrá la virtualidad algo que aportar al respecto?

trab colab 2b

Los avances tecnológicos de estos últimos tiempos han dado origen a nuevos entornos electrónicos de enseñanza y aprendizaje. Dichos entornos brindan contextos concretos y atractivos que pueden utilizarse para propuestas educativas que propicien el trabajo colaborativo. La ubicuidad, interactividad e inmediatez de internet han dado lugar a un nuevo contexto sociocultural en donde las personas aprendemos socialmente y en red. En efecto, el espacio virtual es un espacio reticular (Royo, 2004), es decir, tiene la estructura de una red con conexiones entre sus nodos, a diferencia de nuestro mundo físico, que es recintual. Esta nueva modalidad es posible no solo por la facilidad con la que podemos entrar en contacto unos con otros sin importar las distancias geográficas ni los husos horarios, debido a la ya mencionada estructura en red, sino, también, por las herramientas de las que disponemos para trabajar conectados.

Como ya mencionamos en el artículo anterior, la interactividad, el diálogo y la negociación son fundamentales para que exista el trabajo colaborativo. Es a través de la discusión, la reflexión y la toma de decisiones que se construye el conocimiento. La riqueza de las discusiones que se generan en estos ámbitos colaborativos radica en el hecho de que, dado que no hay una autoridad por sobre los demás individuos, cada uno debe hacer valer y fundamentar sus opiniones. De esta forma, se estimula el razonamiento analítico, y no se da la mera imposición de ideas por  jerarquía de conocimientos o estatus. Por otra parte, el grado de división de tareas es más bajo, exigiendo a todos los integrantes del grupo un alto compromiso de participación activa en todas las instancias, lo cual implica poner en juego otras formas de inteligencia diferentes de la analítica, pero de igual importancia que ella, como la inteligencia práctica y la creativa (Sternberg, 1997).

trab colab 2

Los recursos informáticos actúan como mediadores en este proceso y deben ser seleccionados y utilizados con especial cuidado, atención  y perspicacia de manera que puedan funcionar como sustrato fértil para las actividades colaborativas. Podemos partir de algo sencillo como escribir un documento colaborativo utilizando procesadores de texto en línea, por ejemplo, Google docs, hasta llegar a crear presentaciones interactivas o libros digitales  con varias personas, trabajando con ellas de modo sincrónico o asincrónico. También podemos pensar en armar un blog o un espacio wiki . Todo dependerá del propósito educativo que pretendamos lograr mediante la instancia de colaboración que hemos de planificar.

Como es ya nuestra costumbre, los invitamos nuevamente a reflexionar sobre nuestras prácticas como docentes. Para ello, los invitamos a plantearse estos interrogantes: ¿Creen que el trabajo colaborativo virtual es capaz de producir aprendizajes significativos? ¿Existen factores que condicionan el éxito del trabajo colaborativo virtual? ¿Cuáles? Esperamos que compartan sus aportes y miradas sobre este tema en todos nuestros espacios habituales, para así aprender colaborando. Esta vez, también les pedimos que respondan una breve encuesta de tan solo tres preguntas.

En un próximo artículo nos referiremos a algunas dinámicas de trabajo que pueden resultar útiles a la hora de trabajar colaborativamente en entornos digitales.

 

Referencias bibliográficas

Royo, J. (2004). Diseño Digital. Barcelona: Paidós.

Sternberg, R. (1997). “Las tres claves de la inteligencia exitosa”. En Inteligencia exitosa: Cómo una inteligencia práctica y creativa determina el éxito en la vida (pp. 191-223). Buenos Aires: Paidós.

Zañartu Correa, L. M. (2000). “Aprendizaje colaborativo: una nueva forma de Diálogo Interpersonal y en Red”, Contexto Educativo. Revista Digital de Educación y Nuevas Tecnologías, V(28).


 

 

 

 


Responder a Ghinna Maribel Carballo Navarro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 thoughts on “El trabajo colaborativo virtual

  • Respuesta
    Ghinna Maribel Carballo Navarro

    De lo que menciona Sandra Gargiulo y María Jimena Ponz acerca del trabajo colaborativo virtual se puede rescatar que gracias a esta nueva modalidad es posible entrar en contacto unos con otros sin importar las distancias geográficas ni los husos horarios, debido a la conexión en red, y a las herramientas de acceso para trabajar conectados. Asimismo, se puede complementar con que el trabajo colaborativo es una forma de relacionarnos con el resto de la gente sin límites geográficos en un entorno virtual.

    • Respuesta
      senriquez

      Estimado Iván:
      ¡Muchas gracias por su interés! Puede suscribirse a este blog haciendo click en el botón «Follow», que encontrará en la esquina inferior derecha de la pantalla. Con un par de pasos sencillos, quedaremos en contacto con usted.